Trazabilidad por RFID

trazabilidad agroquimicos rfidLa tecnología RFID te permite reducir tiempos y costos. Gracias a que no es necesario mantener una línea de visión entre las etiquetas y el lector, tal como sucede hoy con el código de barras, una gran cantidad de productos pueden ser leídos a la vez, con la sola presencia de los mismos ante una antena receptora de RFID.

 RFID es una tecnología para controlar y seguir el rastro de objetos. Los artículos etiquetados, con tags de radio frecuencia, se identifican mediante ondas de radio y lectores especiales de RFID.

Los sistemas de RFID se consideran la nueva generación de sistemas de códigos de barras, ya que permiten que los productores y proveedores examinen todos sus productos en conjunto, y así puedan ahorrar tiempo y dinero. En lugar de tener que identificar cada artículo de forma individual, la tecnología de RFID puede identificar todos los artículos etiquetados de un pack de una sola vez.

Cada aplicación de RFID consiste en etiquetas, lectores y un sistema informático. Las etiquetas son en realidad un microchip y una antena y los hay de diferentes formas y tamaños, pero a medida que avanza la tecnología, las etiquetas se hacen cada vez más pequeñas.

El mercado ha desarrollado una gran variedad de etiquetas para suplir diferentes necesidades de control y rastreo de objetos. Estas son las etiquetas más corrientes y de menor coste y las que se utilizan con mayor frecuencia para controlar bienes de consumo y alimentos. Hay otras etiquetas activas, que envían señales a lectores en intervalos predeterminados.

Lectura de artículos etiquetados

Una vez que se han etiquetado los artículos, se necesita un lector para transmitir la información mediante identificación por radiofrecuencia entre la etiqueta y el sistema informático. Los lectores pueden ser estáticos o dispositivos portátiles. Los lectores incluyen antenas integradas, o están conectados a ellas. También contienen componentes electrónicos y una fuente de alimentación, como puede ser una pila.

Una aplicación de RFID corriente que podría usar un minorista consiste en etiquetas pasivas colocadas en la entrada de carga de sus centros de distribución. Si un trabajador mueve un palé o una caja del almacén a la zona de carga de un camión. el lector RFID en la entrada de carga se activa y lee las etiquetas en los palés o cajas.

En la mayoría de los casos, la información que se recoge mediante el lector es una cifra larga que no contiene ninguna información personal ni sobre el producto. Simplemente asigna una identidad única al objeto. Dicho de otra forma, distingue un tipo de barra de chocolate de otra.

Interpretar la información

Si se transfiere a una base de datos de sistema mediante un lector y software específico, el número se puede asociar a información importante como la fecha de su producción y su ubicación en la cadena de suministro, su número de serie y de lote e incluso a un registro de proveedores intermediarios. Si se estropease una barra de chocolate, esta información sería vital para ayudar a que los proveedores pudan llegar al origen del problema. Esta información también ayuda a que proveedores y vendedores gestionen su inventario, para que usted siempre pueda encontrar la barra de chocolate que desea en el estante, al recorrer el pasillo de la pastelería.

RFID para el control de acceso

En algunos casos la RFID es la base de los sistemas de control de acceso, como son las entradas sin llave a los edificios de oficinas. Todo lo que necesita es acercar su pase al edificio, con su pequeña etiqueta de RFID, delante de un lector. Si el ID único de la tarjeta coincide con los datos personales almacenados en un sistema informático especial, la puerta se abrirá y podrá acceder al edificio. Las empresas que utilizan estos sistemas de seguridad pueden recopilar información sobre los desplazamientos de los trabajadores en sitios seguros, pero el uso de esta información está limitado por su uso y por las regulaciones pertinentes.

Otro ejemplo: algunos países colocan RFID en sus pasaportes para agilizar los procesos de control fronterizo. En este caso, la información personal, como la fecha de nacimiento y una descripción física, puede almacenarse en un sistema informático y vincularse al ID único de una etiqueta; de igual forma, se pueden almacenar datos biométricos en el chip. En estos casos también se protege la información mediante regulaciones estrictas que ya están vigentes.